Sobreviviendo la pandemia un día a la vez.


No es novedad que este 2020 ha sido un año complejísimo con altos, bajos y un montón de desconfiguraciones.. en especial días como hoy (que anunciaron vuelta a fase 2 en la RM ) siento como si agarraran mi computador, me lo pusieran en chino, tengo que aprender a usarlo de nuevo sin entender nada. 

En mi caso, todo este año a sido una constante reinvención y adaptación. Cerrar mi taller, armar taller en mi casa, hacer clases online, volver a clases presenciales, tener que volver atrás y todo en un escenario de incertidumbre... not cool. En medio de esa montaña rusa, busque conectarme con mi oficio y con todo lo que puede generar. 

Cuando comencé la búsqueda por dedicarme a la cerámica 100% estaba viviendo un ritmo laboral muy rápido en el que todo era para ayer, andaba para todos lados corriendo y no me hacia sentido para nada. Por eso decidí crear mi propio trabajo, que fuera cerca de donde estuviera viviendo y armar mi propio ritmo. 

Luego, haciendo clases y conociendo un montón de gente increíble en esta instancia, me di cuenta del valor terapéutico que tenía este oficio y un sinfín de lecciones que he ido aplicando en mi vida, como controlar la ansiedad, tener paciencia, no apresurar procesos, aprender a terminar ciclos y un montón de enseñanzas mas que van mucho mas allá de aprender nuevas técnicas dentro de este arte de crear con barro. 

Todos estamos viviendo una batalla día a día, por lo que hoy elijo aferrarme a esas lecciones y a seguir aprendiendo, si bien dedicarme a a la cerámica es mi trabajo de tiempo completo, es importante dar aun que sea una hora en el día a otras actividades para calmar la cabeza, jardinear, dárselas de marie kondo, hacer manualidades, mantenernos ocupados con cosas que al final del día nos hagan sentir realizados de alguna manera u otra, conocernos, trabajarnos e identificar que son esas cositas que nos llenan el corazón.

Por aquí seguiré creando contenido para ustedes, esperando que les motive a ser creativos y darse espacios para uno mismo. 

Con cariño 

Sofía 

 

 

 

 


Dejar un comentario